miércoles, 13 de diciembre de 2017 0 comentarios

1029. Palabras bíblicas en torno a la Morenita



Palabras bíblicas en torno a la Morenita

Al eco de una “Plegaria a la Morenita”

Ayer, día de la Virgen de Guadalupe, me levanté con el corazón lleno de alegría, y sentí que iban naciendo versos. Dejé que la inspiración fluyera, y atizando un poquito el fuego – el fuego chispeante del amor – compuse unos versos simples a la Virgen de Guadalupe, por si alguno le sirvieran: Una Plegaria ingenua a la Morenita. En realidad yo había visto, como otros años, el programa nocturno de LAS MAÑANITAS que te llena de ternura y emoción. Desde el cielo una hermosa mañana la Guadalupana…, la Guadalupana…, la Guadalupana… bajó al Tepeyac. Y “las Mañanitas” que cantaba el Rey David…
Aquella avalancha constante…, constante… que va pasando…, pasando… para recoger una mirada de la Virgen y enviarle un cariño y una plegaria, te hace pensar que hay una “superteología”, que sería necio ignorar. Al eco y compás de esos latidos invisible nacieron de madrugada esos versos. Los subí a Internet. ¡Cuál fue mi sorpresa cuando en un día ese poemita ingenuo ha tenido 757 visualizaciones…! ¿Cómo se explica eso que no me ocurre, en tales índices cuando subo una homilía o un poema espiritual de otro género? Podría haber artilugios técnicos que multipliquen las vistas…, pero pienso que hay conexiones, que son las conexiones del corazón. Vuelve aquello de pascal: El corazón tiene razones que la razón no conoce en absoluto (Le cœur a ses raisons que la raison ne connaît point). Esta frase, de alta filosofía y teología, no es un adagio descarado para justificar los lances amorosos irracionales, la estampida y los desplantes de un enamorado. Es una intuición: ¿Cuál es el camino de acceso a Dios: la Razón o hay algo superior a la Razón para empalmar con Dios transcendente y sorpresivo?
Quien quiera saber mi pensar sobre la Virgen María puede acudir a mi pequeña obra de corte litúrgico: La Madre de mi Señor: Himnario de la Virgen María. Ediciones Paulinas 2016 (Se trata de 96 himnos para las celebraciones preferentemente litúrgicas). “la Madre de mi Señor” (de mi Kyrios) es la expresión que pone Lucas en labios de Isabel en el momento de la Visitación.
Obviamente, ese poema y festivo, cariñoso e ingenuo de “Plegaria ingenua a la Morenita” no es un himno para la liturgia; es como un poemita de sobremesa para compartir estas fiestas decembrinas.
Pasó la fiesta, y regreso a la liturgia del día, con esa sencilla reflexión. El texto central de esta fiesta es el Evangelio de la Visitación de María.
En el día de hoy regreso a los textos bíblicos del día de ayer. ¡Cómo rezamos ayer el Oficio divino, apoyados en la Virgen del Tepeyac?
Si nos hemos metido con seriedad en las páginas de la Biblia, pedimos seriedad con los textos. Seriedad, mas sin ignorar los rigores de la ciencia, pedimos que haya vuelvo y poesía, sabiendo siempre por qué terreno nos andamos.
Una vez que se ha conseguido de los Evangelio el núcleo esencial de los misterios marianos. Los autores espirituales y místicos han querido saborear el misterio, aplicando a María textos que a ella no se refieren, pero que pueden evocar la belleza de su misterio:
- Textos del Cantar de los cantares
- Textos de los libros sapienciales: Eclesiástico (Ben Sirá) y Sabiduría
- Textos de los capítulos posteriores de Isaías (Is 40-60) llenos de promesas y esperanza.
- Textos de los Salmos
- En fin, otros textos del Antiguo Testamento  (por ejemplo, Deuteronomio) que nos sirven para marcar determinado perfil de María.
Quien lee piadosamente el oficio de la Virgen de Guadalupe, desde la unidad total de la fe, encuentra este trasfondo.
Es cierto que después de concilio se ha hecho una revisión crítica del “leccionario mariano”, y hoy se prefieren sobre los textos sapienciales aquellos otros en los que se coloca a María mejor en las etapas de la “historia salutis” de Dios con los hijos de la Alianza. En la tradición se ha cultivado mucho la exégesis espiritual y simbólica para enaltecer el misterio mariano – siempre misterio – con palabras que en la Escritura han nacido en otro contexto.
Con esta precisión podemos, sí gustar, el oficio de la Virgen María.
Hay poesía y ternura, y una gran intuición de teología y de vida en estas palabras que aquí, en México, en la Catedral, dirigía el Papa a los obispos de este país:
“Sólo mirando a la «Morenita», México se comprende por completo. Por tanto, les invito a comprender que la misión que la Iglesia hoy les confía, y siempre les confió, requiere esta mirada que abarque la totalidad. Y esto no puede realizarse aisladamente, sino sólo en comunión.

La Guadalupana está ceñida de una cintura que anuncia su fecundidad. Es la Virgen que lleva ya en el vientre el Hijo esperado por los hombres. Es la Madre que ya gesta la humanidad del nuevo mundo naciente. Es la Esposa que prefigura la maternidad fecunda de la Iglesia de Cristo. Ustedes tienen la misión de ceñir toda la Nación mexicana con la fecundidad de Dios. Ningún pedazo de esta cinta puede ser despreciado” (Catedral Metropolitana, Ciudad de México, Sábado 13 de febrero de 2016).


La Biblia en el oficio divino de la Virgen de Guadalupe

Noticia histórico-litúrgica
Según una constante y sólida tradición, la imagen de la Virgen de Guadalupe, a raíz de su impresión en la tilma del indio Juan Diego en 1531, en la ciudad de México, permaneció algunos días en la capilla episcopal del obispo fray Juan de Zumárraga, y luego en el templo mayor. El 26 de diciembre de ese mismo año fue trasladada solemnemente a una ermita construida al pie del cerro del Tepeyac. Su culto se propagó rápidamente e influyó mucho para la difusión de la fe entre los indígenas. Después de habérsele construido sucesivamente otros tres templos al pie del cerro, se construyó el actual, que fue terminado en 1709 y elevado a la categoría de basílica por san Pio X en 1904. En 1754, Benedicto XIV confirmó el patronato de la Virgen de Guadalupe sobre toda la Nueva España (desde Arizona hasta Costa Rica) y concedió la primera misa y Oficio propios. Puerto Rico la proclamó su Patrona en 1758. El 12 de octubre de 1895 tuvo lugar la coronación pontificia de la imagen, concedida por León XIII, el cual había aprobado un año antes un nuevo Oficio propio. En 1910, san Pio X la proclamó Patrona de la América Latina; en 1935, Pio XI la nombró Patrona de las Islas Filipinas; y, en 1945, Pio XII le dio el título de Emperatriz de América.
La veneración a la Virgen de Guadalupe despierta en el pueblo una grande confianza filial hacia ella, ya que se presenta solícita para dar auxilio y defensa en las tribulaciones; es, además, un impulso hacia la práctica de la caridad cristiana, al mostrar la predilección de María por los humildes y necesitados, y su disposición por remediar sus angustias
Nota. Esta breve noticia ha de ser completada por posteriores manifestaciones de los Papas, y entre ellos del primer Papa Latinoamericano, el actual Papa Francisco. Indicamos la homilía pronunciada en la Basílica Vaticana el 12 de diciembre de 2014, y la homilía pronunciada en la Basílica de Santa María de Guadalupe, en La Villa, el 13 de febrero de 2016.

Primeras Vísperas
Ant. 1 ¿Qué es esto que sube del desierto, como nube de incienso y de mirra y de perfumes preciosos?
Ant. 2 Brotan flores en el páramo, y las colinas se ciñen de alegría.
Ant. 3 Será como huerto bien regado, como manantial cuyas aguas nunca faltan.
LECTURA BREVE: Ap 11, 19-12, 1 - Se abrió el santuario de Dios en el cielo, y apareció el arca de su alianza en el santuario, y se produjeron relámpagos, fragor de truenos, temblor de tierra y fuerte granizada. Una gran señal apareció en el cielo: una Mujer, vestida de sol, con la luna bajo sus pies, y una corona de doce estrellas sobre su cabeza.
V. Transformará el desierto en un jardín, y hará brotar fuentes de la roca.
CÁNTICO EVANGÉLICO (Magníficat) - Ant. Soy morena pero hermosa, como las tiendas del desierto, como los pabellones de Salomón, pues el sol me ha bronceado.
Ant 2. Yo soy el Señor: mi hora está cerca; mi salvación no tardará.
Ant 3. Envía, Señor, al Cordero que dominará la tierra desde la peña del desierto al monte de Sión.
LECTURA BREVE: 1Ts 5, 23-24 - Que el mismo Dios de la paz os consagre totalmente y que todo vuestro ser -espíritu, alma y cuerpo- sea custodiado sin reproche hasta la Parusía de nuestro Señor Jesucristo. Fiel es a sus promesas el que os ha convocado; y él las cumplirá.
V. Muéstranos, Señor, tu misericordia.
R. Muéstranos, Señor, tu misericordia.

Oficio de lectura (Maitines)
Ant. Tu sol ya no se pondrá, ni menguará tu luna.
Ant. 2. Mirad que ya viene mi hijo el más pequeño, saltando sobre los montes, brincando por las colinas, como un ágil cervatillo.
Ant. 3. Salgamos al campo, madruguemos para ver las viñas, para ver si las vides ya florecen y echan flores los granados: ahí te mostraré mi amor.
V. Señora de los jardines, mis compañeros te escuchan.
R. Déjanos oír tu voz.
PRIMERA LECTURA - Del libro del profeta Isaías 52, 7. 9-10; 54, 10a. 11b-14a. 15; 55, 3b. 12b-13: Sobre los montes se anunció la paz

Laudes
Ant. 1. ¿Quién es esa que surge como el alba, hermosa como la luna y límpida como el sol, imponente como escuadrón a banderas desplegadas?
Ant. 2. Yo soy la siempre Virgen santa María, Madre del verdadero Dios por quien se vive.
Ant. 3. Como el águila incita a volar a sus polluelos y revolotea sobre el nido, así extendió ella sus alas y los llevó sobre su plumaje.
LECTURA BREVE: Cf. Sir 50, 5-10 - ¡Qué majestuosa cuando salía detrás del velo! Como estrella matutina en medio de las nubes, como la luna en los días de plenilunio, como el sol cuando brilla sobre el templo del Altísimo, como el arco iris que ilumina las nubes de gloria, como flor de rosal en primavera, como lirio junto a un manantial, como vaso de oro macizo adornado con piedras preciosas.
CÁNTICO EVANGÉLICO (Benedictus) - Ant. Sube a un alto monte, alegre mensajero de Jerusalén, di a las ciudades de Judá: «¡Aquí está vuestro Dios! Como un pastor pastorea a su pueblo.»

Hora intermedia: Tercia / Sexta / Nona

Hora intermedia – Tercia
Ant. Brotan flores en los campos, y el arrullo de la tórtola se ha escuchado en nuestra tierra.
LECTURA BREVE: Os 11, 4 Era yo para ellos como quien levanta a un niño contra su mejilla, me inclinaba hacia ellos para darles de comer.
V. No ha hecho cosa semejante con ninguna otra nación.
R. Nos ha robado el corazón con una sola de sus miradas.

Hora intermedia – Sexta
Ant. Ella es más bella que el sol, supera a todas las constelaciones; comparada con la luz, sale ella vencedora.
LECTURA BREVE: Sir 24, 18.23 - He surgido como una palmera de Engadí, como rosal de Jericó, como gallardo olivo en la llanura: mis flores y mis frutos son bellos y abundantes.
V. Un panal que destila son tus labios.
R. Tu nombre es como un bálsamo fragante.

Hora intermedia – Nona
Ant. Pondré en ellos mi morada, y enjugaré toda lágrima de sus ojos.
LECTURA BREVE: Is 9, 2 - Acrecentaste su gozo, hiciste inmensa su alegría: se han regocijado al verte como se alegran en la siega, como se gozan los que reparten el botín.
V. El pueblo que caminaba en tinieblas vio una grande luz.
R. Sobre los que vivían en tierra de sombras brilló un intenso resplandor.

Vísperas
Ant. 1. He elegido y santificado este lugar, para que en él permanezca mi nombre para siempre y estén fijos en él mis ojos y mi corazón.
Ant. 2. Reconozcan, Señor, que aquí está tu mano, que eres tú quien lo ha hecho.
Ant 3. El gorrión ha encontrado una casa, y la tórtola ha hallado un nido para colocar a sus polluelos.
LECTURA BREVE: Ap 21,2-3 - Vi la ciudad santa, la nueva Jerusalén, que descendía del cielo, enviada por Dios, arreglada como una novia que se adorna para su esposo. Y escuché una voz potente que decía desde el trono: «Ésta es la morada de Dios con los hombres, y acampará entre ellos. Ellos serán su pueblo y Dios estará con ellos.»
V. Se levantaron sus hijos, y la proclamaron bienaventurada.
CÁNTICO EVANGÉLICO (Magníficat) - Ant. Las aguas torrenciales no han podido apagar el amor, ni los ríos extinguirlo.
martes, 12 de diciembre de 2017 0 comentarios

1028. Plegaria a la Morenita



Con sencillez y ternura
Plegaria ingenua a la Morenita
en romance de Castilla

Millones de peregrinos van a la Villa, a la Casita de la Virgen de Guadalupe, del 8 al 12 de diciembre. No importa que haga frío, como este año que está haciendo mucho frío. Este año han venido más. El misterio de la Iglesia de los sencillos, al origen del Hecho Guadalupano (piénsese lo que se piense), está ahí y continúa.
Virgen Madre del Señor, Virgen Inmaculada, intercede por nosotros, pecadores.

1. Con sencillez y ternura
a ti, linda Morenita,
a quien puedo decir Madre,
y a quien puedo decir Niña.

2. Niña mía Juan Dieguito
con gran candor te decía,
a ti pura, inmaculada
que un Niño en vientre traías.

3. Las avecitas cantaban
allá arriba en la colina,
cantaban como en el cielo
los ángeles a María.

4. La excelsa Madre de Dios,
de Aquel que nos da la vida,
quería estar con nosotros
y pedía una casita.

5. El obispo franciscano
de momento no creía,
y un signo maravilloso
al indiecito pedía.

6. Rosas le trajo Juan Diego
en su ayate recogidas,
y al abrir su pobre manto
la Virgen se aparecía.

7. Millones de mexicanos
a la Villa peregrinan,
que no hay en el mundo Madre
que tenga tantas visitas.

8. En México y en Oaxaca,
oh Madrecita querida,
el terremoto ha llevado
muchas casas, muchas víctimas.

9. Y tú has visto nuestras lágrimas
y has visto nuestras familias;
tú fuiste madre sin casa,
tan pobre y tan pobrecita.

10. Hoy venimos a pedirte
la fe que te sostenía,
la esperanza que guardabas,
la caridad que en ti ardía.

11. Tú eres Madre de ternura,
y Dios está en tus pupilas,
míranos, Madre piadosa,
con tu mirada bendita.

12. Tú escuchas los corazones,
al cantar las Mañanitas,
tú eres Madre, solo Madre:
¡gracias, Madre, mamacita! Amén.

Desde Guadalajara, Jalisco, 12 de diciembre de 2017
Fray Rufino María Grández, OFMCap.
 
div> ;